jueves, 16 de septiembre de 2010

HAMSTERS RUSOS

 

Con unos días de vida

 

 

 

 

 

Diez días más tarde...

 



Publicado por Roedores.adoc @ 20:16  | otros
Comentarios (0)  | Enviar
viernes, 27 de agosto de 2010

Hamsters rusos


 

Los hamsters rusos son una excelente mascota que no requiere excesivos cuidados y que por su pequeño tamaño puede mantenerse en perfectas condiciones, en un espacio relativamente pequeño.

 

 

A pesar de que éste pequeño roedor es apto como mascota para los más pequeños y puede ayudarles a entender el ciclo vital de cualquier ser, no debemos pensar que su existencia se reduce exclusivamente a éste papel, siendo una mascota interesante y apta para todos los públicos.

 


La vida media de estos divertidos animalitos es de alrededor de los dos años, alcanzando su madurez sexual a los dos meses de edad y siendo muy sencilla su reproducción en cautividad.

 

 

La temperatura media adecuada para su normal desarrollo está entre 18ºC y 25ºC, siendo necesario ubicarlos en un lugar en el que no reciban la luz del sol directamente, que esté libre de corrientes de aire, con una humedad relativa de alrededor de 45%.

 

Es importante saber que su mayor actividad se desarrolla por las noches, comenzando ésta al atardecer y terminando en las primeras horas de la mañana. Es por tanto necesario que la ubicación de la jaula esté en un lugar tranquilo que les permita descansar durante el día.

 

 

 


Cuando se adquiere un hámster, hay que tener en cuenta que será necesario un periodo de adaptación para que el animalito se acostumbre a su nuevo espacio. Así mismo,  también será necesario darle tiempo para que se acostumbre a las personas que van a formar parte de su entorno, siendo especialmente importante nuestro olor corporal para nuestra nueva mascota.

 


 

Para su adecuada instalación, será necesario cubrir el fondo de su jaula con viruta o canutillos de madera prensada, libres de polvo para que no afecten a sus órganos respiratorios.


También deberá disponer de un bebedero especial para roedores, con agua fresca que le permita satisfacer sus necesidades, un comedero en el que siempre tendrá alimento seco disponible y heno que podemos colocar en cualquier rincón de la jaula o incluso con una pinza colgando de la parte superior de la jaula.


Colocaremos una pequeña caseta o algo similar, para que haga su nido y pueda utilizarlo para dormir y descansar durante el día. El material utilizado debe ser preferentemente, cerámica o barro, metal o incluso madera (siendo conscientes de que la madera será deteriorada por tratarse de un roedor), siempre sin que esté cubierto por pinturas u otros productos tóxicos.


Podemos poner dentro de la jaula unos pedazos de papel higiénico o de cocina que junto con el heno, serán utilizados por el animal para hacerse su cama o nido.


Tampoco podemos olvidar introducir una pequeña rama o palito (idealmente procedente de algún árbol frutal), para que nuestra mascota pueda roer y mantener así sus dientes en perfectas condiciones.

 

 

 


En la medida de lo posible trataremos de mantener limpia su jaula, cambiando la viruta una o dos veces por semana (dependiendo del olor que desprenda, especialmente a consecuencia de la orina), así como retirando los restos de alimentos frescos para que no se pudran en la jaula.


No será necesario retirar los alimentos secos, como cereales, pienso compuesto, pipas o maíz,  ya que a los hamsters les gusta esconder estos alimentos en cualquier parte de su jaula, especialmente en su nido.

 

 

Prestaremos especial atención al agua que debe estar siempre disponible, cambiándola asiduamente, sobre todo en las épocas de calor.


Una vez por semana o cada quince días (siempre atendiendo al nivel de suciedad existente y el olor que desprenda, así como el número de animales que tengamos), aprovechando el cambio del lecho de la jaula, lavaremos con agua caliente la jaula y todos sus componentes,  sin que sea necesario el uso de detergentes u otros productos que puedan ser tóxico.

 

Además de lo anterior, siempre que sea posible y una vez pasada la etapa inicial de adaptación del hámster al entorno, podemos permitir a nuestra mascota, de vez en cuando,  andar fuera de la jaula, por algún lugar seguro en el que no se escape o pueda sufrir accidentes (por ejemplo mordiendo algún cable con energía eléctrica).

 

 

En cuanto a la alimentación del hámster ruso, lo primero que debemos saber es que se trata de un animal omnívoro, siendo la base de su alimentación el trigo, avena, cebada, maíz, pipas y piensos compuestos especiales, así como mijo, alpiste, negrillo, nabina, cañamones y otras semillas habitualmente usadas para la alimentación de aves. Además, debemos incluir en su alimentación heno y alfalfa, algunas verduras como zanahoria, pimiento, lombarda y otros, algo de fruta como melocotón, manzana (nunca cítricos), croquetas de perro con alto contenido en proteínas e incluso alimento vivo como tenebrio u otros pequeños insectos.

 

 

 

Todos los hamsters rusos que has visto fotografiados son reales, existen a 27 de agosto de 2010 y están a la venta por 5,00 € cada uno.

 

 

http://www.mascotasadoc.waju.com.es

 


Publicado por Roedores.adoc @ 23:46
Comentarios (0)  | Enviar